Publicaciones bipolares; todo depende del estado de ánimo.

27 oct. 2011

Sabes bien que yo lo sé. Tus recuerdos quedaron guardados en el cajón de tu mesa de luz, esa noche que me llamaste para decirme que no me querías, que la querías a ella. Y... ¿ Sabes que? Se muy bien que los guardaste porque no queres recordarme, porque no queres saber que perdiste lo mejor que tenías, que era la única que realmente te entendía. Ahora dímelo que quiero oírlo de tu boca... ¿Acaso haría ella por vos todo lo que yo haría?